“Western”, el mito estadounidense

Vaqueros y rufianes disparándose en pueblos desérticos: esto es lo que la mayoría pensamos del western, unos tipos sucios matando indios y salvando a damiselas en apuros, aunque esta imagen es real, el western, tiene más trasfondo épico del que podemos pensar. Y es el western representa para buena parte de los historiadores del cine como el verdadero mito fundador del estilo de vida americano, una Ilíada con sombreros anchos (Rodrigues, 2006). Un espectro atemporal que recoge los momentos más importantes de la psique norteamericana hasta convertirla en propaganda de su quehacer en el mundo (Georges-Albert & Albert-Patrick, 1997). El oeste representaría ese universo sin ley en el que el ser humano se muestra tal y como es, lejos de las corrupciones y maldades de una nueva sociedad que crece a ritmos del ferrocarril. Una misión de conquista providencial que el americano del norte tenía que hacer para encontrar su lugar en el mundo. A través de esta breve síntesis se estudiarán las continuidades y rupturas de un género con más de 100 años de historia.

El género estad1ounidense por antonomasia tiene su origen con la película Asalto y robo de un tren (1903), de Edwin S. Porter. La película, de solo 8 minutos de duración, fija las bases temáticas del género para las próximas décadas. Las últimas escenas con un bandido apuntando directamente al público provocó verdaderas escenas de pánico en las salas de cine. En un apocopado corto, el cine se había adueñado de una sensibilidad burguesa de principios de siglos ávida de nuevos inventos y creaciones mágicas (Wheeler Winston Dixon, 2009).

Otro de esos pioneros es D. W Griffth, que con su El nacimiento de una nación articuló y sintetizó las estructuras del cine del oeste. Si bien desde el punto de vista técnico la película resultó admirable en su época (y fue el modelo para casi todo el cine posterior), no se puede decir lo mismo desde el punto de vista moral, ya que los individuos de raza negra son tratados de modo despectivo, hasta el punto de que Griffith justifica la creación de Ku Klux Klan como un método de contener las pretendidas tropelías que la población negra perpetraba en el sur de Estados Unidos. Una película supremacista blanca que caló muy bien en las estructuras mentales de los estadounidenses de principios del s. XX. El propio presidente de los Estados unidos de entonces, Woodrow Wilson, señaló “Es como ver a historia de EEUU en un relámpago”.  Pero ante las crecientes polémicas de la cinta con un pronunciando auge del KKK en el sur muchos grupos de sectores demócratas estallaron en protesta ante lo esperpéntico de observar a actores blancos pintados de negro para interpretar a personajes de color. Cuando el filme se estrenó, hubo disturbios contra la población negra en Boston, Filadelfia y otras ciudades importantes. Las autoridades de Chicago, Denver, Kansas City, Mineápolis, Pittsburgh y San Luis cancelaron el estreno para evitar desmanes en sus ciudades, al propagarse que el carácter incendiario de la película incitó a pandillas de blancos a atacar a individuos de raza negra. Inclusive en la localidad de Lafayette, (Indiana), un hombre blanco, apenas saliendo de la sala donde se proyectó el film, asesinó a un adolescente negro a tiros de pistola sin motivo aparente. (Wheeler Winston Dixon, 2009).

El considera padre del western moderno, John Ford, definía así el género:

Yo creo que el lado más simpático del western consiste en que todo el mundo puede identificarse con los cowboys…Todos deseamos dejar a atrás de nosotros el mundo civilizado, y les enviamos menos a ellos como individuos que a la vida sencilla y recta que pueden vivir. Todos nos imaginamos que hacemos cosas heroicas. Haciendo interpretar a hombres guapos papeles semiauténticos, no hacemos sino seguir la tendencia general del cine…La equidad es lo que nos salva, es nuestra redención, ¿no es verdad?

2

Sus westerns crepusculares como: La Diligencia, Río Bravo, La pasión de los fuertes, La legión invencible, El hombre que mató a Liberty Valance o la legendaria Centauros del desierto marcaron a toda una generación. En esta época dorada del western se nos presenta a un vaquero personificando al héroe americano. Un hombre solitario, duro y que debe enfrentarse a un espacio hostil. El vaquero se convertirá en el modelo de lo que un estadounidense debe ser, con John Wayne como ejemplo, un hombre de principios que no dudará en ejecutar a sus enemigos (los indios) para proteger lo que considera que es suyo, Estados Unidos.

Directores como Anthony Mann con Winchester 73, Howard Hawks con Río Rojo y Río Bravo, Nicholas Ray con Johnny Guitar o William Wyler con Horizontes de Grandeza darían vida a un género que se encontraba en su mayor apogeo. Generaciones de americanos y occidentales en general consumían un número elevado de westerns a la semana. En 1952 Fred Zinnemann estrenaría Solo ante el peligro en la que se cambia la imagen del sheriff, esta vez se resalta la debilidad del sheriff, encarnado por el genial Gary Cooper, el miedo a la muerte y su inseguridad resultan originales. Unos años en los que el cine de Hollywood se encuentra inmerso en una de sus mayores vergüenzas, la caza de brujas. Las listas negras, las escuchas, la cárcel y la censura impregnaron a Hollywood de un aura de miedo del que el western no saldría bien parado (Gubern, 2016)

3

Iban a pasar unos años hasta que el género se renovase, algunos westerns tenían más sabor a reminiscencia del pasado que a una verdadera renovación del género. Obras como El Dorado o Patt Garret y Billy el Niño iban en esa tónica continuista del mito.

4

La renovación tuvo que venir desde fuera, con el llamado spaghetti western, este subgénero del western se caracteriza por películas de bajo presupuesto, rodadas en Europa (Italia y España), con unos personajes poco estilizados y muy pocos diálogos. En este subgénero surge la persona de Sergio Leone y su trilogía temática: Por un puñado de dólares, El bueno el feo y el malo y La muerte tenía un precio. Las tres protagonizadas por un Clint Eastwood que tomó fama mundial por su personaje de “hombre sin nombre”. En un principio este subgénero fue vapuleado por la crítica, de ahí el despectivo nombre de spaghetti western, pero hoy se considera que revolucionó la historia del cine con una forma de rodar mucho más moderna y una mejor utilización de la música, destaca la figura del compositor Morricone hijo del propio Leone.

Directores como Sam Peckinpah con Duelo en la alta sierra (1962) o La balada de Cable Hogue (1970) dieron al género una segunda vida en la que se repetían los viejos temas de siempre.

El género cayó en cierta decadencia en los 80-90 y su renovación fue total con películas como Bailando con lobos, Unforgiven, Valor de Ley o Dead Man. En estos nuevos westerns el vaquero pasa a ser una persona más sentimental y en algunos casos en plena decadencia física y mental. La imagen del vaquero deja de ser aquel hombre azote de los indios que robaba y bebía, ahora, lucha contra su propio pasado que le atormenta. Las sátiras al género han llegado al extremo de representar al vaquero de siempre como un hombre afroamericano y esclavo liberado como es el caso de Jaime Fox en Django Desencadenado. Hoy en día el western vive tiempos de adaptación con películas como Comanchería de David Mackenzie en las que el gran drama ahora es sobrevivir a una globalización que golpea al sur de manera violenta. Cuando antes el mal se representaba con los violentos ataques de los indios ahora pasa a ser desempleo y precarización.

5

José Torralbo

Bibliografía

G.-A. A., & A.-P. H. (1997). El universo del western. Madrid: Fundamentos.

Gubern, R. (2016). Historia universal del cine. Barcelona: Anagrama.

Rodrigues, N. S. (2006). La tragedia griega y el western americano: cuatro casos de estudio. Universidad de Lisboa.

Wheeler Winston Dixon, G. A. (2009). Breve historia del cine. Barcelona: Robinhook.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: